ESTROFAS DE SEIS VERSOS

Las estrofas tienen posibilidades infinitas de formas. En el caso de la estrofas con determinado número de versos que no poseen muchas variantes, es por la falta de exploración de los poetas y no porque las posibilidades estén agotadas. Variar el metro de un verso, el...

Havamal en español

HAVAMAL EN ESPAÑOL por Kleio Servicios Editoriales Kleio Servicios Editoriales, con sede en la Ciudad de Guatemala, se ha lanzado a la labor de traducir y editar uno de los poemas que integran la Edda Poética que recopilara en el siglo XIII el clérigo y escaldo...

LA MAGIA DEL PROCESO DE ESCRITURA

LA MAGIA DEL PROCESO DE ESCRITURA por Luis Ricardo López Alvarez Escribir es un proceso que puede ser tan fácil como seguir una receta, con esto no digo que el resultado sea de lo más satisfactorio o que no requiera una buena cantidad de tiempo de práctica, revisión y...

ESTROFAS DE CINCO VERSOS – Por pablo Bejarano

Con la combinación de cinco versos, la variedad de estrofas que existen es reducida y, en ninguno de los casos, puede haber tres versos continuos que rimen entre sí, veamos: QUINTILLA: Estrofa de cinco versos octosílabos con rima consonante, donde el primer verso rima...

Bailando con Layla Roots

BAILANDO CON LAYLA ROOTS por Luis Ricardo López Alvarez Una banda nacional 100% Indie con con producción cinemática impresionante Quiza aun no habías encontrado la banda nacional para ti, quiza estabas esperando a Layla Roots; a ti que te encanta la musica indie, que...

Revista cultural y literaria centroamericana

Noticias, reseñas y columnas de opinión

Elisión y aféresis – Andamiaje literario

PUBLICACIÓN POR PABLO BEJARANO / 26 DE AGOSTO 2020

Maquina de escribir poesía
Fuente: Suzy Hazelwood

Hemos venido hablando a veces de “licencias poéticas” y a veces de “normas poéticas”. Queremos establecer una diferencia entre ambas. Las licencias poéticas son aquellos recursos que el poeta puede o no utilizar, los que quedan a su arbitrio; las normas, por otro lado, son aquellas que son inevitables. En las primeras tenemos, por ejemplo, la diéresis y la aféresis (que trataremos hoy), en la segunda, la sinalefa y la elisión.

ELISIÓN: es una norma métrica de uso cotidiano y que, sin embargo, no la identificamos por su nombre. Es una especie de sinalefa, porque une, aparentemente, el sonido de dos sílabas, pero, al contrario de la primera donde la unión es nada más fonética, acá es también gráfica, porque no solamente se unen el sonido de las vocales, sino que se modifican las palabras en su escritura. Los ejemplos más claros son “al” y “del”, que derivan de “a el” y “de el”. La elisión no tiene lugar cuando “el” pertenece a un nombre propio, tal es el caso de “El Salvador” o “El Progreso”. En este caso, habría sinalefa al anteponerles la “a”, pero no elisión.


AFÉRESIS: esta licencia poética es la supresión de una sílaba o letra al inicio de una palabra; en métrica, nos servirá para obtener el metro deseado. Es importante  que al suprimir una sílaba se sobreentienda la palabra que estamos empleando, de lo contrario, la aféresis será defectuosa. Si la sílaba se suprimiera al final, no sería aféresis, sino apócope, y si se suprimiera, en el centro sería síncopa. En cualquiera de los tres casos, se recomienda, regular su uso, para que el poema conserve su calidad. Veamos un ejemplo:


Aféresis: 

“Ahora que estoy pensándote”

“Hora que estoy pensándote”.


Apócope:

“Allá donde la pasión prendió su llama”

“Allá do la pasión prendió su llama”.


Podemos apreciar que ambas nos ayudan, en un ejemplo, para hacer un verso octosílabo; en otro, para un endecasílabo. Los ejemplos más conocidos de la aféresis y el apócope, se dan en los nombres, por ejemplo: con la primera, a una joven llamada “Fernanda” le diríamos “Nanda”, con la segunda, “Fer” o “Ferna”, por eso decimos que son de uso cotidiano.

También te puede interesar otras publicaciones de Pablo Bejarano