LA MAGIA DEL PROCESO DE ESCRITURA

LA MAGIA DEL PROCESO DE ESCRITURA por Luis Ricardo López Alvarez Escribir es un proceso que puede ser tan fácil como seguir una receta, con esto no digo que el resultado sea de lo más satisfactorio o que no requiera una buena cantidad de tiempo de práctica, revisión y...

ESTROFAS DE CINCO VERSOS – Por pablo Bejarano

Con la combinación de cinco versos, la variedad de estrofas que existen es reducida y, en ninguno de los casos, puede haber tres versos continuos que rimen entre sí, veamos: QUINTILLA: Estrofa de cinco versos octosílabos con rima consonante, donde el primer verso rima...

Bailando con Layla Roots

BAILANDO CON LAYLA ROOTS por Luis Ricardo López Alvarez Una banda nacional 100% Indie con con producción cinemática impresionante Quiza aun no habías encontrado la banda nacional para ti, quiza estabas esperando a Layla Roots; a ti que te encanta la musica indie, que...

Escribe estrofas de cuatro versos

Cuando hablamos de estrofas, las de cuatro versos son las más usadas y acaso también las más variadas. Es importante recordar que el hecho de variar el número de sílabas, de cambiar el orden de las rimas, hacen que estemos hablando de estrofas distintas por mínimas que sean las diferencias.. Veamos las que existen:

Escribiendo estrofas de tres versos

ESCRIBIENDO ESTROFAS DE TRES VERSOS Por Pablo Bejarano En la poesía, conforme más son los versos en una estrofa, las formas son más abundantes y variadas. Veamos las que existen con tres versos: HAIKU Es una estrofa japonesa que se compone de tres versos. El primero y...

Revista cultural y literaria centroamericana

Noticias, reseñas y columnas de opinión

Sí Dios me quita la vida de Francisco Alejandro Méndez

RESEÑA POR HENRY VARGAS ESTRADA / 24 DE NOVIEMBRE 2020 


Portada de la novela Si Dios me quita la vida de Francisco Alejandro Mendez
Si Dios me quita la vida, portada del libro de Francisco Alejandro Méndez

Si hay algo que siempre me ha molestado de la literatura guatemalteca actual, es la sobreexplotación de la poesía, lo que se traduce en poca narrativa publicada. Además de eso, esta poca narrativa es casi siempre sobre los mismos temas y en los mismos géneros, aunque no voy a explayarme tanto en ese asunto, ya que mi propósito es hablar de una obra que creo puede ayudar a cambiar un poco esta percepción.

La obra en cuestión es la novela “Sí Dios me quita la vida”, escrita por el premio nacional de literatura Francisco Alejandro Méndez. Esta sería la tercera entrega en una serie de novelas negras protagonizadas por Wenceslao Pérez Chanán, un inspector de policía originario de Zacapa pero que trabaja resolviendo crímenes en la ciudad de Guatemala. Chanán sería una especie de adaptación guatemalteca de la figura del detective que ha rondado la literatura casi siempre desde la incepción de la novela de misterio, aunque resulta una persona mucho más distinta en comparación con Sherlock Holmes o Philip Marlowe.

Francisco Méndez trata de mostrarnos que ocurriría con el arquetipo de detective en un mundo sin justicia como el que rodea a nuestra Guatemala. Probablemente nos imaginaríamos una historia totalmente cruda y con una sensación de rechazo a la justicia que vendría a darnos una idea parecida a la que se miraba en las películas de Harry el sucio. Es curioso mencionar al personaje de Clint Eastwood, pues en la misma novela Chanán hace referencia al famoso detective cinematográfico y detalla lo que lo diferencia de él. Chanán se muestra mucho más humano, nada propenso a la violencia, un ser de justicia en un mundo que carece de ella.

La novela hace un buen uso de un momento histórico en nuestra nación, así como uno de los más trágicos. La narrativa empieza con una buena representación de la funesta estampida humana que acabó con muchas vidas en el estadio Doroteo Guamuch Flores mientras se celebraba un partido de la selección nacional contra Costa Rica. Esta dolorosa escena muestra la piedad de los guatemaltecos y como en este país solemos reaccionar a situaciones que parecen imposibles. Toda esta primera sección del libro es una antesala a una historia que tendrá un ritmo acelerado y que no nos soltará hasta que la terminemos.

La trama en sí narra la historia de otra masacre. Una familia adinerada es asesinada de manera brutal en su casa. La puesta en escena que dejan los asesinos es macabra y recuerda mucho a la desgarradora matanza que nos presentó Truman Capote en “A sangre fría”. De allí la narrativa nos muestra los tejes y manejes de la policía y el esfuerzo de un grupo de hombres honrados por resolver el crimen. En poco más de cien páginas esta novela nos muestra un microcosmos que muchos ignoramos, llenando su aparente corta duración con más vueltas de tuerca y emoción que rara vez vemos en otros libros. Y este quizás sea el único problema de esta narración, que a veces ciertas acciones resultan convenientes al querer mantener su ritmo acelerado. Sin embargo, esta es una queja menor y no afecta en nada su calidad.

La nueva obra de Francisco Méndez no decepciona. Acepto incluso que me gustó más que su anterior novela “Saga de libélulas”, aunque no sé si el autor estará de acuerdo con esa afirmación. Sea como fuere, esta obra es muy buena para pasar un buen rato leyendo. Espero que no la dejen pasar y apoyemos a su autor.

Nos seguimos leyendo.


También te puede interesar otras publicaciones de Henry Vargas