Hay matemática sagrada en la poesía, de tal forma que jugando con el número de versos, con el número de sílabas, con la acentuación determinada por un número en el verso, podemos propiciar sensaciones en el lector. Una estrofa de pocos versos y pocas sílabas, cuyo ritmo sería veloz, transmite felicidad; una estrofa de mayor extensión y versos más largos puede transmitir melancolía. Parte de esto podemos comprobarlo en las estrofas que estudiamos hoy y que son de siete versos:

SEGUIDILLA COMPUESTA: Es una estrofa de arte menor que cuenta con siete versos, en ella se combinan dos metros que son los pentasílabos y los heptasílabos, posee versos rimados en asonante (segundo con cuarto; quinto con séptimo) y versos sueltos (primero, tercero, sexto) siendo su esquema el siguiente: 7a5b7c5b5d7e5d. Ejemplo:

El amor que te tengo
parece sombra,
cuando más apartado
más cuerpo toma.
La ausencia es aire,
que apaga el fuego corto
y enciende el grande.
(José de Esponceda)

En niño de las flechas
ha dirigido
el amor a mi pecho
como un suspiro
y ha rebosado
de alegría rosada
mis tristes labios.
(Versos ilustrativos)

SEPTILLA: Es una estrofa de arte menor, regularmente de versos octosílabos, que posee tres rimas consonantes que pueden ser al arbitrio del poeta, pero el esquema más común es cuando rima el primer verso con el tercero; el segundo con el cuarto y quinto, y finaliza con una rima pareada entre el sexto y séptimo, siendo este: ababbcc, ejemplo:

Si te fueras de mi lado
nuestro sol se mostraría
cada tarde congelado,
el océano no tendría
su viajera crestería
y serían pasajeros,
en el cielo, los luceros.
(Versos ilustrativos)

ESTROFA TROVADORESCA: Es una estrofa de arte menor, regularmente con versos octosílabos, que posee tres rimas consonantes, rimando primero con cuarto y séptimo; segundo con tercero, y quinto con sexto, siendo su esquema abbacca, ejemplo:

Vuestras razones enxiertas
en el árbol del desdón
mueven vuestro coraçón
a tomar tales refiertas
pues vuestra amiga vendiendo
tornar vos la van queriendo
por sus tachas encubiertas.
(Fernán Pérez de Guzmán)

En tus ojos soñadores
que son bellos, elegantes,
admirables, fascinantes
y lozanos como flores,
veo lunas y luceros,
veo soles pasajeros
que me brindan sus fulgores.
(Versos ilustrativos)

SEPTETO LIRA: Es una estrofa que combina arte menor con arte mayor, usando heptasílabos y endecasílabos; posee tres rimas consonantes distribuidas de la siguiente manera: primero con tercero, segundo con cuarto y quinto, y una rima pareada entre el sexto y el séptimo siendo su esquema 7a11B7a11B7b7c11C, ejemplo:

Si ya la niebla fría
al rayo que amanece odiosa ofende
y contra el claro día
las alas oscurísimas extiende,
no alcanza lo que emprende,
al fin y desparece,
y el sol puro en el cielo resplandece.
(Fray Luis de León).

Es triste el derrotero
aunque posea tramos en que todo
parece placentero.
Lo mismo caminamos en el lodo
que (después de un recodo)
por asfalto impecable.
Es seguro y a veces inestable.
(Versos ilustrativos)

ESTROFA DE MORATÍN: Es una estrofa que combina arte menor y arte mayor, usando versos heptasílabos y endecasílabos; posee tres rimas consonantes, siendo la distribución más popular la del primero con cuarto y sexto, segundo con quinto, y tercero con séptimo, su esquema es 7a7b11C7a7b7a11C, ejemplo:

¿Por qué con falsa risa
me preguntáis, amigos,
el número de lustros que cumplí?
¿Y en la duda indecisa,
citáis para testigos
lo que huyeron aprisa
crespos cabellos que en mi frente vi?
(Leandro Fernández de Moratín)

Amor, frente al espejo
te pareces a Roma
por la historia que habita en tu ilusión,
eres como reflejo
de la blanca paloma
que sobre el árbol viejo
desgrana con su pico una canción.
(Versos ilustrativos)

PAVANA: Es una estrofa polimétrica donde los primeros cuatro versos son endecasílabos, el quinto es eneasílabo, el sexto decasílabo y el séptimo endecasílabo (aunque estos tres puede variar el metro, si el poeta gusta). Posee tres rimas que se distribuyen de la siguiente manera: primero con tercero, segundo con cuarto, y los últimos tres entre sí, siendo su esquema: 12A12B12A12B9C10C11C, ejemplo:

¡Oh clara centella de fuego de amor,
soberana gracia, hermosura fuerte
que infundes tus rayos con tanto furor
que con sola tu vista condenas a muerte!
¡Triste, que vivo
con dolor esquivo
que por quereros, yo recibo!
(Anónimo)

Si un día me dejas sin tu blanco amor
que el sol se desvíe de tu derrotero
para que al faltarte su rubio fulgor
el frío te envíe un golpe severo,
que te quedes sola y sin vida,
que te dejen el alma partida
y los ojos sangrando como herida.
(Versos ilustrativos)

SÉPTIMA: Es una estrofa de arte mayor, con siete versos endecasílabos, tres rimas y un verso suelto que se distribuyen de la siguiente manera: primero rima con cuarto, segundo con tercero, el quinto queda suelto, y el sexto rima con el séptimo, su esquema es 11A11B11B11A11C11D11D, ejemplo:

Sobrado tiempo con dorada lira
canté de juventud las ilusiones,
y en ligeras y fútiles canciones
los afectos vertí que amor inspira.
Hoy, santa Religión, quiero cantarte
y con piadoso anhelo
mostrar tu gloria refulgente al suelo”
(José María de Heredia)

Como beso de sol sobre la frente
erguida y sin calor de las montañas,
te aproximas a todas mis mañanas
para darme tu luz incandescente;
como pincel de luna alabastrina
combates con tu plata la penumbra
que duele, y es tu voz la que me alumbra.
(Versos ilustrativos)