Las estrofas tienen posibilidades infinitas de formas. En el caso de la estrofas con determinado número de versos que no poseen muchas variantes, es por la falta de exploración de los poetas y no porque las posibilidades estén agotadas. Variar el metro de un verso, el orden de una rima, la combinación de ritmos, cualquier cosa, por mínima que sea, nos da paso a una nueva estrofa.

SEXTILLA: Estrofa que regularmente tiene tres rimas consonantes y está conformada por versos de arte menor, de preferencia octosílabos. Aunque la disposición de rimas puede variar, la que se usa con más frecuencia es “abcabc“. Ejemplo:

Y la morocha lozana
de sediciosa cadera,
en cuya humilde pollera,
primicias de juventud,
nos insinuó la inquietud
de la loca primavera.

(Leopoldo Iugones)

Es posible que la vida
cumpla pronto mi quimera
y me lleve por el mundo
a la tierra prometida
con mi pluma lisonjera
y mi verso furibundo.

(Versos ilustrativos)

COPLA DE PIE QUEBRADO: Es una estrofa de seis versos, donde el primero, segundo, cuarto y quinto poseen ocho sílabas, mientras que el tercero y el sexto (que son los pies quebrados) tienen únicamente cuatro, el esquema de la rima (consonante) también puede variar, pero el más utilizado es el siguiente: 8a8a4b8c8c4b. Ejemplo:

cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer,
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.

(Jorge Manrique)

El paisaje que veía
me inspiraba poesía
con su danza
transparente de calor
y con una que otra flor
de esperanza.

(Versos ilustrativos)

SEXTETO LIRA: Se le llama de este modo, ya que, al igual que la lira, es una estrofa donde se combinan versos de arte mayor con versos de arte menor, en este caso, endecasílabos con heptasílabos que se ordenan de la siguiente manera: los versos primero, segundo, cuarto y quinto poseen siete sílabas, mientras que el tercero y el sexto once. El orden de rima (consonante) más frecuente en esta estrofa es 7a7b11C7a7b11C. Ejemplo:

¡Oh llama de amor viva,
que tiernamente hieres
de mi alma en el más profundo centro!
pues ya no eres esquiva,
acaba ya, si quieres;
rompe la tela de este dulce encuentro.

(San Juan de la Cruz)

He cerrado los ojos
y de nuevo he pensando
en los días que mueren como yo,
en tus pétalos rojos,
en tu pelo eclipsado
en todo lo que quise y no ocurrió.

(Versos ilustrativos)

SEXTA RIMA: Es una estrofa de arte mayor, regularmente de versos endecasílabos, con rima consonante, cuyo esquema es el siguiente: ABABCC siguiendo la forma de la octava real, pero con dos versos menos. Ejemplo:

A un ciego le decía un linajudo:
“Todos mis ascendientes héroes fueron.”
Y respondiole el ciego: “No lo dudo;
yo sin vista nací: mis padres vieron.”
No se envanezca de su ilustre raza
quien pudo ser melón y es calabaza.

(Hartzenbusch)

Me considero un hombre afortunado
porque poseo todo lo existente:
el árbol que tremola a mi costado,
la nube que lo imita en el oriente;
porque me gusta el beso del volcán
y el cielo confundido del tucán.

(Versos ilustrativos)

SEXTETO: Es una estrofa de arte mayor, que ha sido cultivada mayormente en versos alejandrinos (de catorce sílabas) desde que la inmortalizara Rubén Darío en su poema Sonatina. Posee tres rimas consonantes, pero con la salvedad de que la rima entre el verso tres y el seis, debe ser con palabras agudas, su esquema es AABCCB. Ejemplo:

¡Ay!, la pobre princesa de la boca de rosa
quiere ser golondrina, quiere ser mariposa,
tener alas ligeras, bajo el cielo volar;
ir al sol por la escala luminosa de un rayo,
saludar a los lirios con los versos de mayo
o perderse en el viento sobre el trueno del mar.

(Rubén Darío)

No me importa vagar otra vez por el mundo
si consigo entrever en un campo fecundo
tu mirada silvestre como fresco jazmín.
Poco importa si veo tenebrosa la estrada
y al llegar tras la pena a la tierra soñada
es la flor de tus labios la que adorna el jardín.

(Versos ilustrativos)

SEXTETO TRIMÉTRICO: Es una estrofa de reciente invensión donde se combinan tres metros distintos, siendo estos de arte menor, de arte mayor y de arte mayor compuesto, donde el primero y el sexto verso son alejandrinos, el segundo y el quinto endecasílabos y el tercero y el cuarto heptasílabos. Para que la estrofa mantenga un ritmo armónico, todos los versos deben tener un acento en la sílaba seis. La estrofa posee tres rimas consonantes siendo su esquema el siguiente 14A11B7c7c11B14A. Ejemplo:

El tiempo es como agua que no conoce grieta,
pero a veces se filtra el porvenir
para herirnos la voz;
he sido como Dios
al ver lo que nos queda por sufrir
junto con este día de luz para el poeta.

(Versos ilustrativos)