ESTROFAS DE SEIS VERSOS

Las estrofas tienen posibilidades infinitas de formas. En el caso de la estrofas con determinado número de versos que no poseen muchas variantes, es por la falta de exploración de los poetas y no porque las posibilidades estén agotadas. Variar el metro de un verso, el...

Havamal en español

HAVAMAL EN ESPAÑOL por Kleio Servicios Editoriales Kleio Servicios Editoriales, con sede en la Ciudad de Guatemala, se ha lanzado a la labor de traducir y editar uno de los poemas que integran la Edda Poética que recopilara en el siglo XIII el clérigo y escaldo...

LA MAGIA DEL PROCESO DE ESCRITURA

LA MAGIA DEL PROCESO DE ESCRITURA por Luis Ricardo López Alvarez Escribir es un proceso que puede ser tan fácil como seguir una receta, con esto no digo que el resultado sea de lo más satisfactorio o que no requiera una buena cantidad de tiempo de práctica, revisión y...

ESTROFAS DE CINCO VERSOS – Por pablo Bejarano

Con la combinación de cinco versos, la variedad de estrofas que existen es reducida y, en ninguno de los casos, puede haber tres versos continuos que rimen entre sí, veamos: QUINTILLA: Estrofa de cinco versos octosílabos con rima consonante, donde el primer verso rima...

Bailando con Layla Roots

BAILANDO CON LAYLA ROOTS por Luis Ricardo López Alvarez Una banda nacional 100% Indie con con producción cinemática impresionante Quiza aun no habías encontrado la banda nacional para ti, quiza estabas esperando a Layla Roots; a ti que te encanta la musica indie, que...

Revista cultural y literaria centroamericana

Noticias, reseñas y columnas de opinión

PUBLICACIÓN POR HENRY VARGAS ESTRADA / 14 DE FEBRERO 2019 
Adolescente leyendo


Muchas veces, la intención falla y los mensajes no quedan claros. Parte de los errores que cometemos como humanos son solo una muestra de esa misma humanidad que nos ayuda y limita al mismo tiempo. La vida, como cualquier otra cosa, es un conjunto de éxitos y fallos.

Mi último artículo tuvo un efecto bastante extraño. Mucha gente me cuestionó algunas de mis ideas y hubo una discusión bastante fuerte por ciertas cosas que dije. Por desgracia, quedé como algo que no quería. Allí viene la cuestión del error.

Sin embargo, no puedo echarme atrás. En el artículo anterior toqué una fibra bastante dura. Critiqué a la literatura juvenil y en cierto modo di a entender que los lectores de este tipo de obras eran intelectualmente inferiores. No obstante, no hay nada más lejos de la verdad. Y me disculpo por eso.

Por otro lado, quiero clarificar mi mensaje. Primero, voy a confesar que yo también leí mucha literatura juvenil en su momento. Como casi todos los de mi generación, crecí con la saga de Harry Potter. Y es que si bien siento que Rowling ha llevado últimamente la saga a la desgracia (de eso en otro momento), no puedo negar el cariño que le tengo a ese mundo y a esos personajes. Asimismo, he leído otras obras infantiles y juveniles muy buenas. El hobbit, los primeros libros de Laura Gallego, Narnia y otras me parecen buenos ejemplos. Así que clarifico eso.

Ahora bien, aquí llega mi crítica. Quiero dejar en claro que no creo que esté mal que alguien que quiera leer literatura juvenil de adulto lo haga. Si quieres, hazlo y no pasa nada. Sin embargo, lo que no puedo permitir es la completa negación o poco interés de ciertas personas en la literatura considerada “alta”. Y hablo de lectores, y a ellos me refiero.

Me queda claro que la ignorancia no es natural. Es más, es una elección. Leer no te hace ni más listo ni más tonto. Es lo que lees. Por ejemplo, si te pasas todo el día leyendo libros de cocina, solo de eso vas a saber. Es simple lógica. En cuanto a literatura, elegir es clave. Hay tantos libros en el mercado y tan poco tiempo. Pero hay que elegir sabiamente.

Allí yo abogo por ser omnívoro. Hay que leer de todo y acerca de cualquier cosa. No puedes cerrarte a un único tipo de libro. Es cierto que hay gustos, pero lo mejor es darle la oportunidad a todo.

Estoy seguro que habrán muchas grandes obras actualmente en la literatura juvenil. No lo dudo. No obstante, no se puede menospreciar el impacto que muchos libros importantes tuvieron. A mis dieciocho años, yo tuve un cambio cuando empecé a estudiar literatura. De pronto dejé de leer juvenil y me tiré solo a clásicos o a obras importantes. En ese lapso, descubrí grandes obras que me retaron y me hicieron pensar. Ahora, en mi actual estado omnívoro, valoro mucho esas experiencias.

Es cierto que dejé la literatura juvenil. Pero la dejé porque ya no me satisfacía. No estoy invitando a que la dejen por completo, pero tampoco hay que cerrarse solo a eso. Por ejemplo, si van a leer fantasía, lean fantasía adulta alguna vez. Si leen romance, busquen obras más complejas y comparen.

No estoy diciendo que van a terminar como yo. No hay nada que quisiera menos. La vida la vive cada quien como quiere. Pero también hay que experimentar.

Denle a la literatura de adultos una oportunidad.

Henry Vargas Estrada