LA MAGIA DEL PROCESO DE ESCRITURA

LA MAGIA DEL PROCESO DE ESCRITURA por Luis Ricardo López Alvarez Escribir es un proceso que puede ser tan fácil como seguir una receta, con esto no digo que el resultado sea de lo más satisfactorio o que no requiera una buena cantidad de tiempo de práctica, revisión y...

ESTROFAS DE CINCO VERSOS – Por pablo Bejarano

Con la combinación de cinco versos, la variedad de estrofas que existen es reducida y, en ninguno de los casos, puede haber tres versos continuos que rimen entre sí, veamos: QUINTILLA: Estrofa de cinco versos octosílabos con rima consonante, donde el primer verso rima...

Bailando con Layla Roots

BAILANDO CON LAYLA ROOTS por Luis Ricardo López Alvarez Una banda nacional 100% Indie con con producción cinemática impresionante Quiza aun no habías encontrado la banda nacional para ti, quiza estabas esperando a Layla Roots; a ti que te encanta la musica indie, que...

Escribe estrofas de cuatro versos

Cuando hablamos de estrofas, las de cuatro versos son las más usadas y acaso también las más variadas. Es importante recordar que el hecho de variar el número de sílabas, de cambiar el orden de las rimas, hacen que estemos hablando de estrofas distintas por mínimas que sean las diferencias.. Veamos las que existen:

Escribiendo estrofas de tres versos

ESCRIBIENDO ESTROFAS DE TRES VERSOS Por Pablo Bejarano En la poesía, conforme más son los versos en una estrofa, las formas son más abundantes y variadas. Veamos las que existen con tres versos: HAIKU Es una estrofa japonesa que se compone de tres versos. El primero y...

Revista cultural y literaria centroamericana

Noticias, reseñas y columnas de opinión

Andamiaje literario – Algunos apuntes sobre la rima

PUBLICACIÓN POR PABLO BEJARANO / 30 DE SEPTIEMBRE 2020


hojas con palabras
Fuente: nile

La rima es un tema más profundo de lo que creemos; su arquitectura no se divide únicamente en consonante y asonante, y tampoco basta con que esté al final de los versos para que un poema sea correcto. Hay inclusive rimas que nos resultan ambiguas y no sabemos cómo clasificarlas o rimas que no deberían darse y se dan, sin que nos demos cuenta. Veamos algunos de estos temas.

 

Debemos aclarar la combinación entre palabras que comparten las mismas terminaciones, pero donde una lleva “z” y la otra “s”; por ejemplo: tardanza-cansa. ¿Es esto asonante o consonante? En realidad es una asonancia y una consonancia al mismo tiempo; todo dependerá de nuestra nacionalidades, ¿cómo esto es posible? Porque la rima es un asunto fonético y no gráfico, por lo que, para los españoles que pronuncian la “z” de la forma correcta, es una rima asonante, pero, para los latinoamericanos que pronuncian la “z”, de la misma manera que la “s”, es una rima consonante. Por eso, cuando nos encontremos con este tipo de combinaciones, debemos tomarlas como rima consonante o asonante, según nuestra pronunciación.

 

Otro tema en el que debemos tener cuidado, es la asonancia entre consonancias. Esto sucede cuando dos palabras que entre sí son consonantes, asuenan con otras dos que también son consonantes entre ellas. Por ejemplo, cuando en un cuarteto, cuyo esquema es ABBA, nuestra rima A es “soneto-inquieto” y nuestra rima B es “trovero-señero”. Aquí hay un error, ya que entre ellas hacen una rima asonante “soneto-trovero” convirtiendo así la estrofa en monorrima AAAA y provocando que deje de ser cuarteto para convertirse en cuadernavía. Lo mismo sucede en las composiciones poéticas como el soneto (ABBA ABBA CDC DCD) ya que al pertenecer todas las estrofas a una misma composición, las rimas deben ser estrictamente distintas. Si nuestra rima A termina en “encia”, la rima D no puede terminar en “erta”, porque eso haría que la independencia sonora de cada consonancia se vea afectada. Debemos estar atentos a esto, para que la rima no se vuelva cacofónica. Distinto es si fuera una serie de cuartetos o serventesios, ya que cada uno es independiente del otro.

 

Por último es preciso hablar sobre algo que llamaremos “rima intraverso”. Esto sucede cuando dentro de un verso, hay una palabra que rima con la palabra final del mismo. Por ejemplo “me dueles en el alma y en la mente”. En este endecasílabo la palabra “dueles” rima con la palabra final que es “mente” y al estar las dos palabras tan próximas, se vuelve un verso cacofónico, además de que perjudican la sonoridad que debe tener esa palabra final para rimar con la última palabra de otro verso. Debemos procurar que cada palabra dentro de un verso tenga una terminación única para evitar esto; como por ejemplo en “mis ojos se han gastado en tu hermosura” donde ninguna palabra rima con otra. Esto hará que suene mejor. Pero fuera de esto, hay también otra rima interverso que no debería darse, a menos que sea intencional. Nos referimos cuando la palabra final de un verso rima con una palabra del verso siguiente que se encuentra al principio o en medio, por ejemplo: “Te quiero como quieren los que aman,/ dama de mi quimera inacabable”. En este caso “aman” rima con “dama”, y esto podría quitarle protagonismo a la rima que nos pide el poema.

 

Es preciso atender estas cosas; tanto para rimar correctamente, como para evitar la rima en el verso blanco y en la prosa.


También te puede interesar otras publicaciones de Pablo Bejarano